Translate

sábado, 1 de julio de 2017

DE LA MARIMONDA NO SE DEBE HABLAR Leyenda colombiana

DE LA MARIMONDA NO SE DEBE HABLAR
Octavio Marulanda
Versión de
Jennifer Silva De Marco



Cuando volvía cabizbajo a su rancho, Jacinto se encontró con la vieja Juana.

     -Dime, negrito -lo saludó la vieja- ¿y esa cara tan larga?

     -Ay, seño Juana -suspiró Jacinto-. Hoy cuando fui a buscar agüita para regar los naranjos, el río estaba seco. No bajaba ni un chorrito y como hace rato que no llueve, pues no sé qué voy a hacer.

     -¿Seco el río? Mala seña, negrito, mala seña-y la vieja meneó la cabeza como si presintiera calamidades.

     -¿Y eso, seño?

     -Pues ve, negrito. Vos sos muy joven y no sabés nada. Pero yo te digo, si el río se secó, es porque ella va a venir y entonces… ¡pobre del que se la tope!

     -¿Pobre del que se la tope? ¿De quién habla usted, seño?

     Jacinto estaba muy asustado.

     -Pues de la marimonda, negro, la mismísima marimonda. No me hagás hablar; no se puede, se me hielan los huesos… Tené cuidado. Vos sos un buen muchacho, Jacinto, y no como otros, no como ese Runcho- y apresuradamente la vieja siguió su camino.

     Jacinto sintió un escalofrío que le corría por la espalda. Se acordó entonces del Runcho Rincón. Hacía mucho tiempo ya que este hombre tumbaba árboles de la cabecera del río, allá arriba en el monte. Cuando los campesinos se dieron cuenta, le preguntaron por qué lo hacía y él explicó que unos señores del aserrío le pagaban por cada árbol cortado.

     Serafín, el hombre más viejo del pueblo, le advirtió:

-Mirá, Runcho, no te metás a dañar el monte. Eso es peligroso, puede venir la marimonda.

     Mas el Runcho no hizo caso y siguió destrozando cuanto árbol encontraba. Al poco tiempo, los campesinos notaron que el río bajaba con menos agua, y que en el monte se oían con menos frecuencia los gritos de los loros y los cantos de los mirlos.

     Camino al rancho, Jacinto siguió pensando qué haría con sus naranjitos recién sembrados y sin agua para regarlos. Ya oscurecía, y por detrás del monte se veía salir una luna redonda y amarilla. Tan preocupado estaba, que no se dio cuenta del alboroto que armó su perro Canijo al verlo. Pronto observó que el animal estaba muy inquieto: gruñía y ladraba, daba vueltas alrededor de su amo y le mordía el pantalón tratando de guiarlo hacia el camino que llevaba al monte. Jacinto sintió la angustia de Canijo y decidió seguirlo. Después de echarse la bendición varias veces, subió por el camino detrás del perro, que no dejaba de ladrar y gruñir.


     Al rato, oyó un ruido: … Juiss, juiss, silbaba un machete al derribar higuerillas, zarzas y helechos. Desde lejos, Jacinto vio al Runcho Rincón quien, aprovechando la oscuridad, abría una trocha hasta el sitio donde crecían unos enormes samanes que deseaba cortar. El viento hacía crujir las ramas de los árboles; parecía que lloraran.

     Súbitamente, una nube escondió la luna y Jacinto no vio nada más. Canijo se detuvo y dejó de oírse el ruido del machete y de las ramas. La oscuridad y el silencio llenaron el monte, y un resplandor luminoso surgió entre la espesura.

     El Runcho, como hipnotizado, dejó caer el machete y se levantó con los ojos fijos en el resplandor, el cual poco a poco, fue tomando la figura de una hermosa mujer. Su pelo largo y oscuro caía sobre sus hombros y le cubría todo el cuerpo. Sus ojos grandes y negrísimos echaban chispas de fuego y sus labios se curvaban en feroz sonrisa. Una voz repetía: “Ven… ven… ven… ” Jacinto quiso gritar pero el miedo no lo dejaba. Despavorido, vio al Runcho avanzar hacia la mujer con las manos extendidas como queriendo abrazarla, mientras la voz insistía: “Ven… ven… ven… ”
Tan pronto el Runcho tocó a la mujer, ésta soltó una aguda carcajada que retumbó en el silencio de la noche. Rápida como un rayo sacudió la cabeza y al instante su larguísimo pelo se convirtió en espeso musgo gris y gruesos bejucos que, como serpientes, se enrollaron alrededor del cuello, los brazos y las piernas del hombre.

     Jacinto cerró los ojos. Su corazón golpeaba desaforadamente y sus piernas parecían haberse clavado en la tierra. Al cabo de unos instantes, oyó de nuevo los ladridos furiosos de Canijo y sintió el crujir de las ramas agitadas por el viento. Abrió los ojos y se acercó al Runcho. Estaba muerto. Un bejuco le apretaba el cuello y a su lado se extendía un sendero de musgo gris que se perdía entre los matorrales. A lo lejos, escuchó el agua del río que volvía a correr.

     Jacinto nunca dijo nada.


     De la marimonda no se debe hablar.


Ilustraciones de esta leyenda colombiana Consuelo Ardila de Beltrán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario