Translate

lunes, 26 de junio de 2017

Dibujo un “te quiero” Gloria Echeagaray B. GREB

Dibujo un “te quiero”
Gloria Echeagaray Blancarte
GREB

Imagen Internet

Reposa tu sonido en mi silencio
vaciando mi pensamiento
mientras veo poesía que en mí habita
latiendo al compás de mi sangre
Crepitando, como una hoguera cálida
que no quema
Amando a corazón abierto
Sin miedos, sin candados
Son lamentos de mi alma
entre suaves quejidos de amor
que traspasan las ventanas
Y dibujo un "te quiero"
Leyéndolo, sintiéndose
Antes de borrarlo
Como se lava el alma callada
haciendo verso el sentimiento
en las noches de insomne tinta.





Mazatlán, Sinaloa, México. 26.06.17




DANZA DE FUEGO Antonio Fco. Rguez. A.

DANZA DE FUEGO
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado
  

 Imagen Internet

En la oscuridad de la noche
Te acercaste a mí
Y empezaste a bailar
Con candente frenesí.


Cada movimiento tuyo
Era una insinuación
Tu cuerpo era
una sensual llama
que crepitaba al ritmo
de nuestros
encendidos deseos.

Imagen Internet

Tus ojos eran
Ascuas de fuego
Y tus labios
Candente vino
Que embriagaba
Mis ansías por ti.


No soporté más…
Como loco suicida
Me arrojé a tu cuerpo
Te envolví en mis brazos.


Me llené del
Volátil vino de tu boca
Y mi corazón crepitó
Y deshaciéndose
En chispas de fuego
Cayó muerto
A tus pies.





Xalapa. Ver. 25.06.17



domingo, 25 de junio de 2017

PESADILLA Antonio Fco. Rguez. A.

PESADILLA
Antonio Fco. Rodríguez  Alvarado


Imagen Internet

El susto de mi vida
¡Qué horror!
Mi despertar fue
una verdadera
y horrenda pesadilla.

¡Amanecí…
sin mis sueños!
Estaba sólo,
del miedo me puse
a llorar cómo un niño.

Me volví a acostar,
Abracé mi almohada
tan fuerte cómo
cuando perdí a mi madre
y bendito sea Dios
que debajo
de la almohada
encontré mis sueños
en los que apareces…
tú.




Veracruz, Ver. México 10.03.17


sábado, 24 de junio de 2017

HACIENDA DE MONTEPÍO Raymundo Javissoro

HACIENDA DE MONTEPÍO
Raymundo Javissoro


Foto Rafael Galina P.

Tiene un magnifico alambique para la elaboración de aguardiente, y el trapiche es movido por una rueda hidráulica. Produce anualmente gran cantidad de este artículo, que llevan a Veracruz, Campeche y otros puntos.

Foto José Islas

     La vista que presenta por el lado del norte, es una de las más poéticas y pintorescas de las playas del Golfo. Por el este se encuentra limitado por el Morrillo, promontorio que se eleva a unos 60 metros, formando un precipicio por el lado del mar, y por el oeste está bañada por dos ríos que naciendo en la Sierra de S. M. vienen a confluir, a cosa de 50 metros, antes de desembocar. Al sur de las casas del dueño de la fábrica y trabajadores están plantados los cañaverales y un hermoso jardín, rodeado de cocoteros, que ocupan un área considerable.


 Raymundo Javissoro 1872



viernes, 23 de junio de 2017

PARA TI… UN AMIGO Jaime Mariano Camacho S.

PARA TI… UN AMIGO
Jorge Mariano Camacho Sarmiento

Imagen Internet



Y me llamas amigo
cuando en tu alma el fuego arde
cuando el corazón en pálpitos detona
cuando, aunque sin escritas letras
me buscas en las sombras..


Y me llamas amigo
aún en ausencias prolongadas
aún bajo pieles sentidas
aún con la palabra ¡te quiero!


Y me llamas amigo
ante mi presencia que te clama
ante la voz viva de unos versos
ante los sueños platicados.


Y me llamas amigo
después del sabor de besos lejanos
después de los abrazos conquistados
después que mis ojos fijamente te amparan.



Y me llamas amigo en los días, noches,
lunes o sábados, cualquier día
en las horas, minutos, los instantes.


Y me llamas amigo
y yo… Amándote en silencio.




Pamplona, Colombia 22.’6.17

DRA (Derechos Reservados de Autor)


EL YAGUARETÉ Y LA AMAZONA Antonio Fco. Rguez. A.

EL YAGUARETÉ Y LA AMAZONA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado

Imagen Internet


     Al alba, en ese paradisíaco claro de selva, entre zumbidos de insectos, trinos y gorjeos de aves, y aullidos de saraguatos, la hermosa amazona abrió los ojos dándose cuenta que su amado se había ido. No tuvo mucho que esperar, pues aún antes de que saliera el sol, él regresó con un par de gallinas salvajes en su hocico. Él era alto y de fuerte constitución física, con piernas robustas y anchas espaldas. Excelente cazador y recolector. Su sola presencia la reanimó. Lo abrazó y le llenó la cara de  besos.


     Esta vez le tocó a él ir por la presa. Otras ocasiones, ella era la encargada de hacerlo. Desplumó las gallinas, se metió al jacal para prepararle un rico y aromático café silvestre, el cual tomaron bajo una enramada anexa al jacal. Hablaron sobre lo bien que estaban sus hortalizas y sus árboles frutales.   Posteriormente salieron a ducharse y a jugar en un pequeño estanque que formaron las cristalinas aguas que dejaban ver el lecho arenopedroso del río.


     Cuatro años antes: un barco pirata, que traía mujeres para mercar, se vio amenazado por fuerte tormenta, decidieron meterse al Río Amazonas. Y un rayo cayó sobre él alcanzando el depósito de la pólvora. El barco estalló en un centenar de pedazos.


     Dos días después, un joven nativo notó a una mujer tendida sobre un gran madero que flotaba en la fuerte corriente del río. Se dio cuenta que era prácticamente imposible lanzarse al río para salvarla. Él, acababa de perder a su padre asesinado, por unos madereros, por ser un chamán que protegía la selva. Lleno de preocupación invocó al alma del padre, para poder auxiliar a la mujer. Momentáneamente y por primera vez en su vida sintió una gran transformación de su cuerpo. Se había convertido en un poderoso yaguareté. Se lanzó por la joven, depositándola en la orilla. Al acercarse para levantar el cuerpo inconsciente de la joven se percató, aún dentro de la lividez de su rostro, de su gran belleza, quedando prendado de ella. Y nuevamente sintió esa extraña sensación corporal retomando su forma humana.

Imagen Internet

     Estuvo varios días cuidándola, pidiendo por ella a los dioses de la selva, y a las almas de sus ancestros, y sahumando con exóticas plantas su jacal hasta que ella recobró el conocimiento, dándole entonces a tomar tisanas que la restablecieran. Ella nunca tuvo a donde ir, por lo que optó por quedarse a vivir con su salvador. Él le enseñó todos los secretos de la selva, lo bueno y lo malo. La adiestró como una guerrera más, enseñándole las trampas para los animales, el uso del machete, de la cerbatana, y del arco y la flecha.


     La codicia y la maldad del hombre blanco son ilimitadas. Los mismos madereros que dieron muerte a su padre hallaron el refugio de la pareja y empezaron a observarlos. Se dieron cuenta del enorme poder del joven y tramaron como acabar con él, ya que las balas comunes y corrientes no les garantizaban matarlo. Pasaron los días y el joven percibió en el ambiente una nociva amenaza. Esperó una noche sombría y sin avisar a su compañera, se transformó en yaguareté y salió a explorar el entorno selvático, encontrando a pocas millas de distancia al pequeño grupo formado por 3 individuos, se encontraban acostados alrededor de una hoguera. Se acercó de la forma más sigilosa posible, pero no fue suficiente, no contaba que había un cuarto hombre, el cual estando de guardia lo descubrió y le asestó tremendo golpe en la cabeza haciéndole perder el conocimiento. Lo maniataron fuertemente, en espera de matarlo en frente de los indígenas que tenían como esclavos para que sirviera de escarmiento a sus rebeldías.

Imagen de Internet

     La joven al darse cuenta de que la hamaca de su pareja estaba vacía. Cogió  la cerbatana y unos dardos venenosos, y salió a buscarlo. Llegó hasta el improvisado campamento, y acercándose a una distancia prudente de los blancos disparó varios dardos con curare, provocando la muerte por súbita y espantosa asfixia de dos de ellos. Al quedarse sin dardos,  fue perseguida por los otros dos hombres quienes la aprehendieron, y maniataron junto al joven. Éste que ya había recobrado el conocimiento se dio cuenta de que a ella no la habían atado lo suficientemente fuerte. Y aprovechando que sus captores cabeceaban de cansancio y sueño. Le hizo señas a la joven para que lo viera fijamente a los ojos. Al hacerlo, la joven sintió la fuerte mirada que la penetraba hasta su cerebro, obnubilándola y sintió retroceder hasta antes de la explosión del barco pirata, viendo en ese viaje alucinante cómo él la había rescatado de morir ahogada; de cómo la atendió y pidió a sus deidades y ancestros por salvar su vida.  Y de cómo le había compartido sus conocimientos sobre la selva. Al final de este viaje, y llegar al momento presente, se dio cuenta de que él la seguía viendo con la misma energía de su mirada. Ella sintió un potente ímpetu en su interior, como si su propia sangre viajara a grandes oleadas y estallara con fuerza, como en riscos, en todas las células de su cuerpo. El cual se estremeció y sacudió en medio de fuertes y dolorosas convulsiones, hasta convertirse en una yaguareté. Rompió sus ligaduras al mover los brazos, al final de los cuales tenía unas filosas y fuertes  garras. Se lanzó contra los dos hombres, cercenándole a uno el cuello con un tajo de sus garras y  al segundo le arrancó el corazón, con las mismas garras. Se acercó a su amado y le ayudó a desatar sus ligaduras. Se vieron con cariño y ternura, y en recíproca gratitud y amor se unieron, como nunca antes lo habían hecho en toda su vida, fundiendo sus almas en un fuerte y apasionado abrazo.


     Echaron a las llamas los corazones aún vigorosos y palpitantes de las víctimas para que el fuego quemara toda la maldad contenida en ellos. Y los cuerpos los alejaron de la fogata para que los animales salvajes de la selva hicieran su festín, terminando así sus malos recuerdos.


     Sabiendo que esta parte del mundo no era para ellos, la pareja huyó hacia el recóndito corazón de la jungla y nunca más se  volvió  a saber de ella.





Xalapa, Ver. México 29.05.16

jueves, 22 de junio de 2017

LIBERÁNDOSE Antonio Fco. Rguez. A.

LIBERÁNDOSE
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Los folios de

mi poemario

a mis amores

platónicos

tuvieron la osadía

que nunca tuve

por cobardía.



Y escapando

del libro

que los contenía

volaron

llegando a sus

respectivos

corazones.





Xalapa, Ver. 22.06.17