Translate

lunes, 18 de junio de 2018

MI OBRA MAESTRA Antonio Fco. Rguez. A.


MI OBRA MAESTRA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Por más que trato de ver tu cara en la hoja en blanco, sólo descubro tu cabellera cana, tu pálida mirada  y tu sonrisa anémica. Tomo un pincel y pinto tus ojos de un color glauco, tu sonrisa de un tono ocre y tus labios de un matiz rojo encendido.  Alejo la hoja para apreciar tu rostro en la distancia y siento que hace falta enmarcarlo. Doy una pincelada oscura a tus cabellos y rodeo el contorno de tu cara con el resto del pigmento formando un aura de  penumbra, que hace resaltar el brillo de tus ojos, la intensidad de tu sonrisa y el conato de beso de tus labios.  En apasionada ansiedad dibujo el resto de tu cuerpo, dándole solidez y movimiento a las mórbidas curvas de tu exquisitez de mujer, y una vez terminada mi creación, alzo la cara al cielo y cerrando los ojos para no profanarlos, invoco a los dioses del amor que me regalen tu vida para compartirla eternamente con la mía.




Xalapa, Ver. 18.06.18  




miércoles, 13 de junio de 2018

DÍA DEL ESCRITOR Antonio Fco. Rguez. A.


DÍA DEL ESCRITOR
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Después de una siesta postprandial, desperté, abrí los ojos y me encaminé hacia la sala, asombrado tuve que detener mi marcha al ver a través de la ventana la silueta de una bellísima  mujer con un libro en las manos. Un tenue fulgor claro oscuro difuminaba el grácil y sensual contorno de su cuerpo. Ella no reparó en mi presencia, siguió absorta en la lectura que tenía atrapada su atención místicamente.  Y obvio, que su presencia atrajo admirablemente mis sentidos y mis pensamientos que no dejaban de preguntarse: ¿quién era ella?, ¿era real o era una proyección de mis más caros anhelos?

Seguía contemplándola con tanto embeleso cuando percibí su voz recitando sutilmente un poema de Baudelaire.  

A la que pasa

La avenida estridente en torno de mí aullaba.
Alta, esbelta, de luto, en pena majestuosa,
pasó aquella muchacha. Con su mano fastuosa
Casi apartó las puntas del velo que llevaba.

Ágil y ennoblecida por sus piernas de diosa,
Me hizo beber crispado, en un gesto demente,
En sus ojos el cielo y el huracán latente;
El dulzor que fascina y el placer que destroza.

Relámpago en tinieblas, fugitiva belleza,
Por tu brusca mirada me siento renacido.
¿Volveré acaso a verte? ¿Serás eterno olvido?

¿Jamás, lejos, mañana?, pregunto con tristeza.
Nunca estaremos juntos. Ignoro adónde irías.
Sé que te hubiera amado. Tú también lo sabías.

(Traducción de José Emilio Pacheco)



Sí, finalmente comprendí que era el espíritu de mí musa, que vino etéreamente a prodigarme su inspiración y su belleza.




Xalapa, Ver. México. 13.06.18 Día del Escritor.





martes, 12 de junio de 2018

METAMORFOSIS EN LA SOLEDAD Antonio Fco. Rguez. A.


METAMORFOSIS 
EN LA SOLEDAD
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Tarde noche, lluvia, viento y truenos. Triste y doloroso olvido, triste y doloso recuerdo y desesperanza. Te pierdo en el camino de la soledad infinita. Sin asperjar tu alma con mis acuosas lágrimas y mis hondos suspiros que fallecen de amor al no alcanzarte.


Sólo, sin sombras, sin sueños y sin deseos me diluyo en mis entrañas hasta convertirme en estatua de metal y de salitre.


A lo lejos, la bruma se asoma repentina hasta chocar con la retina de mis llorosos ojos.




Xalapa. Ver. 12.06.2018



domingo, 3 de junio de 2018

PARÁBOLA Henry Miller


PARÁBOLA
Henry Miller


Imagen de Miguel Ángel Ruiz Glez.

El discípulo hace llegar al sabio que vive perdido en el bosque una petición para ir a verlo. Y el sabio le responde: “Claro, venga… venga a verme”. Sólo que el camino es muy largo. Sin embargo, el discípulo sale. El camino está constantemente sembrado de obstáculos y, seguramente, es el maestro el que los coloca. Pero el discípulo llega al final, supera todos los obstáculos y se presenta ante el maestro; entonces, ambos se encuentran como iguales, como pares. Porque lo que importa, en definitiva, no es el maestro sino el camino.




jueves, 31 de mayo de 2018

LUNA Antonio Fco. Rguez. A.


LUNA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

En medio

De negras pestañas

La niña del cielo

Llora

Lágrimas de luz.




Veracruz, Ver. 31.05.16


LA MUJER DEL DIABLO Antonio Fco. Rguez. A.


LA MUJER DEL DIABLO
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen Internet

Esa noche al conocerla
Tuve que decirle que me tenía
Locamente embrujado de amor
Se echó a reír a grandes carcajadas
Escuchaba sus intensos jijiji
Que habían roto el silencio
Sepulcral de la noche.


Mis tímpanos amenazaban
Con reventar de un momento
A otro, y todavía alcancé
A escuchar (esta vez
Con un tono duro, áspero
Y espeluznante)  
Que me decía:

“jijiji no te hagas ilusiones
Soy la mujer... del Diablo”.





Xalapa, Ver. México 31.05.17



MAR NEGRO Antonio Fco. Rguez A.


MAR NEGRO
El poder de la imaginación
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado

Imagen Internet

¡Ah, vino a visitarme a Veracruz una amiga de Zacatecas! Güerota, alta, altiva y brava la güerca. Salimos a comer y nos ganó la noche. En eso pasamos por el malecón y escuchó el ruido del mar. ¿Qué es ese ruido? Me preguntó. ¡El mar! Le dije. Busqué un lugar oscurito y paré el carro, y bajamos abrazados a la playa. Había una densa oscuridad. Se quedó anonadada… no conocía el mar. Al salir de su sorpresa exclamó: ¡Oh, no conocía el Mar Negro! Plop… Me dejé contagiar de su impresión, y como todo estaba muy oscurito, esa noche sentí que me la pasé en el Mar Negro con una negra de fuego.




Veracruz, Ver. 31.05.15